Home/BLOG/Poscosecha de Cannabis: Guía del Cultivador para Evitar el Moho

Poscosecha de cannabis: cómo evitar el moho

Uno de los mayores problemas en el cultivo de cannabis es el moho. Incluso una presencia mínima de moho puede descalificar el cannabis medicinal de la distribución y provocar retiros del mercado en los cogollos recreativos.

Si bien las regulaciones difieren de un lugar a otro, el moho plantea un problema regulatorio en todos los lugares donde el cannabis se cultiva legalmente.

El moho puede desarrollarse durante cualquier etapa de la producción de cannabis . Desde la fase vegetativa, pasando por la floración, e incluso la postcosecha, durante el secado y curado o envasado.

La única forma de garantizar completamente un producto de cannabis libre de moho es manteniendo una humedad baja. Es importante controlar la humedad en todas las etapas. Incluyendo el cuarto de cultivo o invernadero, así como la poscosecha, en el espacio de secado y zona de envasado
 

La importancia del proceso de poscosecha de cannabis

El proceso de poscosecha es muy importante en la producción de cannabis. Los procesos posteriores a la cosecha incluyen el recorte, el secado y el curado. Una vez que se completa el proceso de poscosecha, los cogollos de cannabis secos y curados se envasan para consumidores y pacientes. Algunas plantas de cannabis se utilizan para producir otros productos, como comestibles, tópicos o concentrados.

Curar y secar las plantas es muy importante, especialmente cuando se cultivan cogollos de alta calidad para el consumo. Cuando se hace bien, estos procesos aseguran que el cannabis conserve sus cannabinoides y terpenos. Ambos contribuyen a proporcionar los beneficios medicinales del cannabis, así como el aroma y el sabor.

Además de mantener las propiedades de las plantas, el tratamiento poscosecha adecuado juega un papel importante en la prevención del moho.
 

Cómo se desarrolla el moho en la producción de cannabis

Los tipos más comunes de moho asociados con el cannabis son el moho gris (también conocido como pudrición del cogollo o botrytis) y el mildiu polvoriento . Ambos hongos solo pueden aparecer en condiciones de humedad y pueden desarrollarse durante cualquier etapa de la producción de cannabis.

El secado del cannabis es especialmente importante cuando se trata de la prevención del moho. Envasar flores de cannabis con un contenido de humedad demasiado alto puede provocar el desarrollo de moho en los propios envases. Esto es especialmente problemático, ya que los cogollos pueden permanecer en sus paquetes durante meses antes de llegar a los consumidores.

Además, el moho no se descubrirá hasta que llegue al consumidor. Eso significa retiros extensos y bastante mala prensa para el productor.

En los países y territorios donde se aplican las normas GMP, existe un límite legal para el contenido de humedad de los cogollos finales: 8-12 %. Los productos de cannabis con un mayor contenido de humedad no pueden distribuirse ni venderse legalmente.
 

Cómo secar cannabis después de la cosecha

Existen varios métodos de secado para el cannabis, cada uno con sus pros y sus contras. Algunos son más complejos, como el secado por congelación, mientras que otros son más sencillos, como el secado colgado y el secado en bastidores. En ambos casos, es importante que el espacio tenga poca humedad, de lo contrario, los productores corren el riesgo de desarrollar moho.

La creación y el mantenimiento de condiciones de baja humedad para el secado del cannabis se realiza más comúnmente con la deshumidificación . Los deshumidificadores como el DG-X están diseñados y fabricados específicamente para crear las condiciones ideales para el cannabis, incluidas las salas de secado . Estos deshumidificadores son altamente efectivos y muy eficientes en su tarea. Están hechos para eliminar grandes cantidades de humedad del aire, a un bajo costo de energía.
 

Condiciones ideales de poscosecha para el cannabis

Crear las condiciones óptimas para el cannabis durante la poscosecha es sencillo cuando se utilizan deshumidificadores . Permiten a los cultivadores controlar completamente su espacio, optimizando las condiciones para producir cogollos de la más alta calidad.

Las condiciones ideales para la poscosecha del cannabis:

  • Niveles de humedad relativa de 50-60%
  • Temperatura ambiente de 60 a 68 °F (15 a 20 °C)
  • Ninguna luz directa
  • Circulación de aire para condiciones homogéneas